2021 Proyecto

Roma compartida

Work in progress
Proyecto presentado al Programa de Becas para la Real Academia de España en Roma (RAER), 2021-2022.

Descripción del proyecto
¿Qué es lo que nos une? ¿La lengua? ¿El Mediterráneo? ¿Las costumbres? ¿La cultura? En la comunidad planteada por Roberto Esposito en Communitas (1998) no hay una búsqueda de lo que nos une, sino de lo que nos diferencia, y ¿qué es esto que nos diferencia?, lo singular y propio de cada uno de nosotros que tenemos en común. Qué diferente sería pensar desde la diversidad de lo que somos la comunidad –no en la búsqueda de lo que nos une– sino en la posibilidad de una convivencia potenciando nuestras diferencias. La necesidad de dejar de lado esas singularidades o diferencias que no nos permiten el compartir con el otro. Se trata siempre de una proximidad, no solo de trato sino de acción recíproca, de intercambio, de relación o al menos de exposición mutua. ¿Qué hay de Roma en otras ciudades y gentes? ¿Qué hay de Roma en Roma?, ¿en los romanos, en sus habitantes, sus calles, casas, jardines, paisajes? ¿Cuántas Romas existen? ¿Qué es Roma?, ¿un aire, un concepto, una historia, una piedra, un resto?

Formular preguntas para dar forma a una obra cuyo título invita a jugar un papel en la vida común de Roma, por medio del despliegue audiovisual y plástico de 3 instalaciones site specific en 3 habitaciones alquiladas en sendos pisos compartidos, cuyos centros neurálgicos se encuentran en las estaciones ferroviarias: Roma Termini, Roma Ostiense, Roma Tuscolana: como entornos, hábitats que reformulan sus vecindarios: Esquilino, Garbatella-Ostiense, Quadraro y Pigneto.

El objetivo de la estancia como proceso creativo es experimentar las formas biográficas de la comunidad y el habitar, para pensar y recrear la vida –propia y común–. Un habitar-Roma en la comunión auspiciada por Ítalo Calvino entre paisaje-persona, a la que incorporo: cosa-palabra, casa-cuerpo. Una poética de lo cotidiano que desde las Tecnologías de la otredad [1] viene reformulando formas y modos de ser-estar-hacer que nos invitan a repensar y reinventar la mismidad; así como, valorar nuestro lugar en la comunidad.

Vivir una historia contemporánea/reciente junto al pasado “eterno” de Roma se evidencia en mi interés por la arqueología de lo cotidiano, en las reinterpretaciones y reinvenciones de la historia vivida en los hogares, jardines y plazas. Roma y los objetos emergen como fetiches que combinados tratan de otorgar sentido a aquello que resulta inasible: el paso del tiempo y la narración del tránsito por Roma, la vida –aquí y allí. Este gesto, basado en la misma medida en la ficción y el documento, de algo en apariencia tan inveterado como la escritura de la vida, se acerca a uno de los textos fundacionales de la Historia del Arte: Las Vidas (1550) de Giorgio Vasari. Se abre una dimensión que sitúa a cada personaje (animado o inanimado), autora, espectador y lector ante sí mismo como demiurgo de los potenciales elementos que podrían formar su propio relato biográfico.

Roma es compartida en la medida que localizamos la noción de ‘mundo común’ y la manera de construir “comunidad” como un modo de contrarrestar el individualismo y los intereses personales. Una invitación a jugar un papel en la vida común de Roma y encolar biografías para crear comunidades invisibles, en este caso, la formada por seres humanos que relatan, escamotean y recrean su historia para compartirla en este proyecto.

Siendo el formato de la instalación una suerte de visión conjunta, de banda sonora, de ensayo visual, de narración, en la que “nada humano resulta ajeno”; junto a sus objetos, sonidos, palabras y vecinos, las vías y los trenes, recrean el tejido estructural y la vida de estos barrios.

En tanto que instalación supone un uso libre de otros formatos: ensamblaje, fotografía, poema-objeto, película, sonido, escritura, dibujo. Por ello, la biografía adquiere la forma de lo necesariamente fragmentario; es la toma de conciencia de que toda reconstrucción de los hechos solo puede nacer de la recuperación de los restos del discurso: el objeto, el recuerdo, el sueño (que serían lo impropio, lo inasible e invisible). Gestos y relatos donde la farsa se cruza con el drama, la poesía con la crónica, el cuerpo con la palabra, lo común con lo propio.

Valoración de su interés
Roma compartida quiere poner en valor las relaciones no solo culturales sino también naturales del ser-en-común-español «con» el ser-en-común-italiano, el ser-en-común-gallega «con» el ser-en-común-romana: de «ser-juntos» que nos entrega a lo que Roberto Esposito llama la «experiencia», la cual no es otra sino la de ser con: preocuparnos por la posibilidad de estar con-juntos y de decir nosotros. Poner en valor la proyección de la cultura española en la idea de universalidad y/o globalización como una comunidad, donde todas las culturas ponen en común sus diferencias y encuentran una especie de representación igualitaria para que todas las particularidades estén presentes, en la comunidad que viene cualquiera es parte, dice Giorgio Agamben.

Vinculación del proyecto con Roma o con la RAER
Trasponiendo las palabras de Ítalo Calvino sobre “los clásicos” en su libro Por qué leer los clásicos (1992), Roma es aquella ciudad (obra, historia o concepto) que nunca termina de decir lo que tiene que decir, historias que «cuanto más cree uno conocerlas de oídas, tanto más nuevos, inesperados, inéditos resultan al leerlos de verdad». Y ese es el convencimiento que me anima a proponer Roma compartida según el criterio de que el clásico de cada uno «es aquel que no puede serte indiferente y que te sirve para definirte a ti mismo en relación y quizás en contraste con él». Así, Roma compartida es la intuición, la empatía con lo común, el origen, la lengua, el arte, la historia, los clásicos, que sirven para entender quiénes somos y adónde hemos llegado, y por eso «los italianos son indispensables justamente para confrontarlos con los extranjeros, y los extranjeros son indispensables justamente para confrontarlos con los italianos», lo común es aquello que compartimos.

Público al que va dirigido
Partiendo del hecho de que Roma es uno de nuestros posibles orígenes de comunidad, nosotros “los otros”, el resto, los extranjeros y “los propios” romanos-italianos, que formamos y conformamos communitas. Dentro de esta comunidad de la lengua, la cultura, las costumbres y la historia cada uno de nosotros está inserto en el proyecto como actor, espectador y/o lector en cada una de las partes que le toca asumir.

Cronograma detallado del proyecto con actividades y fechas clave
Periodo del proyecto: Se preveé su desarrollo durante 8 meses: del 16 enero al 15 de septiembre de 2022.

Plan de trabajo
Espacialmente se proponen 3 zonas de investigación y exposición coincidiendo con las tres estaciones ferroviarias que resolvemos como ejes en torno a las cuales transitar, conocer, convivir y crear 3 habitaciones-instalaciones, los vecindarios dados por las estaciones, son los siguientes:

  • Estación Roma Termini, situada en el vecindario Esquilino.
  • Estación Roma Ostiense, situada en los vecindarios Garbatella y Ostiense.
  • Estación Roma Tuscolana, limítrofe con los vecindarios de Quadraro y Pigneto.

La movilidad es consustancial al proyecto, esta supone también la conversación y la experiencia del encuentro con el otro, sea romano, extranjero, casa, objeto, árbol o ruina. Los recorridos entre sus calles, plazas, patios, parques, entre/con sus gentes, aportarán los materiales y contenidos para la construcción de estas habitaciones y componer una "Roma compartida".

Las localizaciones de los pisos compartidos en los vecindarios de Esquilino, Garbatella y Ostiense, Quadraro y Pigneto, son indispensables para la proyección de las instalaciones y las acciones site specific; es decir, la obra se construirá a partir del trabajo de campo en cada uno de los barrios; donde las habitaciones serán los continentes-contenidos que visibilizarán y reflexionarán sobre la idea y el hecho de comunidad.

En esta fase proyectual se contemplan las siguientes fechas y actividades:

  • Del 16 de enero al 30 marzo: Acercamiento y trabajo de campo en Esquilino, Garbatella-Ostiense, Cuadraro y Pigneto: entrevistas, apuntes, registro documental: fotográfico y sonoro.
  • Del 1 de marzo al 30 de mayo: Arqueología, inventario y taxonomía de los registros: cartografías gráficas, visuales y sonoras. Búsqueda de las habitaciones en pisos compartidos para las intervenciones artísticas.
  • Del 1 de junio al 8 de agosto: Producción de ensamblajes, paisajes sonoros, dibujos y escritos: instalaciones site specific. Edición y posproducción de la documentación grabada.
  • Del 1 de julio al 31 de agosto: Alquiler de las habitaciones.
  • Del 8 de agosto al 1 de septiembre: Presentación y muestra de Roma compartida; documentación de las instalaciones y desmontaje de las mismas.
  • Del 1 al 15 de septiembre: Valoraciones y conclusiones de la estancia.

Cronograma detallado

Presupuesto desglosado del coste total del proyecto


[1] Como se puede observar en las series Tecnologías de la mismidad (2012- ) y Tecnologías de la otredad (2015- ), Roma compartida se encuentra a medio camino del “cuidado de sí” y el “reconocimiento de/en el otro”: en la comunidad necesito convivir con otro que está todo el tiempo obligando a mis propios repliegues, necesitamos cuidar de lo propio para relacionarnos con el otro.

Por ende, Roma compartida nace de la necesaria y constante puesta en crisis de la mismidad; sugiere en primer lugar que el relato de la propia vida no está necesariamente en manos del otro, porque “yo soy la otra”: la artista puede hacer de su obra la forja y el relato de su transcurso vital, los perceptos y afectos que de sí misma atesora cada sujeto, el modo en el que cada cual se cuenta su historia. Como artista me impongo construir poéticamente cada microrrelato vital sostenido por otras tantas mitologías individuales para contarnos la vida. Así, Roma compartida se construye a partes desiguales y cambiantes de la realidad histórica y de la fascinación por Roma.

Remito al texto Tecnologías de la otredad: conversas, enseres, mujeres que ensaya la obra Poéticas de resistencia (2017), así como el concepto de comunidad que este proyecto despliega. https://www.holgamendez.com/textos/tecnologias-de-la-otredad-conversas-enseres-mujeres